15/07/2022 – Viernes de la 15ª semana de Tiempo Ordinario. San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia. – Is 38, 10. 11. 12abcd. 16

Is 38, 10. 11. 12abcd. 16
R. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

Yo pensé: «En medio de mis días
tengo que marchar hacia las puertas del abismo;
me privan del resto de mis años». R.

R. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

Yo pensé: «Ya no veré más al Señor
en tierra de los vivos,
ya no miraré a los hombres
entre los habitantes del mundo». R.

R. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

Levantan y enrollan mi vida
como una tienda de pastores.
Como un tejedor, devanaba yo mi vida,
y me cortan la trama. R.

R. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

¡Señor, en ti espera mi corazón!,
que se reanime mi espíritu;
Me has curado, me has hecho revivir. R.

R. Tú, Señor, detuviste mi alma para que no pereciese.

%d bloggers like this: