24/9/2022 – Sábado

Salmo: Sal 89, 3-4. 5-6. 12-13. 14 y 17
R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán».
Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó;
una vela nocturna. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Si tú los retiras son como un sueño
como hierba que se renueva:
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.
Sí, haga prósperas las obras de nuestras manos. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

23/9/2022 – Viernes.

Salmo: Sal 143, la y 2abc. 3-4

R. Bendito el Señor, mi Roca.

Bendito el Señor, mi Roca,
mi bienhechor, mi alcázar,
baluarte donde me pongo a salvo,
mi escudo y mi refugio. R.

R. Bendito el Señor, mi Roca.

Señor, ¿qué es el hombre
para que te fijes en él?
¿Qué los hijos de Adán
para que pienses en ellos?
El hombre es igual que un soplo;
sus días, una sombra que pasa. R.

R. Bendito el Señor, mi Roca.

Salmo: Sal 89, 3-4. 5-6. 12-13. 14 y 17
R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán».
Mil años en tu presencia
son un ayer que pasó;
una vela nocturna. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Los siembras año por año,
como hierba que se renueva:
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos. R.

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo.
Baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.
Sí, haga prósperas las obras de nuestras manos. R

R. Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

21/9/2022 – Miércoles

Salmo: Sal 18, 2-3. 4-5
R. A toda la tierra alcanza su pregón.

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R.

R. A toda la tierra alcanza su pregón.

Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los limites del orbe su lenguaje. R

R. A toda la tierra alcanza su pregón.

20/9/2022 – Martes

Salmo: Sal 118, 1. 27. 30. 34. 35. 44
R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Instrúyeme en el camino de tus decretos,
y meditaré tus maravillas. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Escogí el camino verdadero,
deseé tus mandamientos. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Enséñame a cumplir tu voluntad
y a guardarla de todo corazón. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Guíame por la senda de tus mandatos,
porque ella es mi gozo. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Cumpliré sin cesar tu voluntad,
por siempre jamás. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

20/9/2022 – Martes

Salmo: Sal 118, 1. 27. 30. 34. 35. 44
R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Instrúyeme en el camino de tus decretos,
y meditaré tus maravillas. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Escogí el camino verdadero,
deseé tus mandamientos. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Enséñame a cumplir tu voluntad
y a guardarla de todo corazón. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Guíame por la senda de tus mandatos,
porque ella es mi gozo. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Cumpliré sin cesar tu voluntad,
por siempre jamás. R.

R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

19/9/2022 – Lunes

Salmo: Sal 14, 2-3ab. 3cd-4de. 5
R. El justo habite en tu monte santo, Señor.

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua. R.

R. El justo habite en tu monte santo, Señor.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino.
El que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor. R.

R. El justo habite en tu monte santo, Señor.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que así obra nunca fallará. R

R. El justo habite en tu monte santo, Señor.

18/9/2022 – Domingo

Salmo: Sal 112, 1-2. 4-6. 7-8
R. Alabad al Señor, que alza al pobre.

Alabad, siervos del Señor,
alabad el nombre del Señor.
Bendito sea el nombre del Señor,
ahora y por siempre. R.

R. Alabad al Señor, que alza al pobre.

El Señor se eleva sobre todos los pueblos,
su gloria sobre los cielos.
¿Quién como el Señor, Dios nuestro,
que habita en las alturas
y se abaja para mirar al cielo y a la tierra? R.

R. Alabad al Señor, que alza al pobre.

Levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para sentarlo con los príncipes,
los príncipes de su pueblo. R.

R. Alabad al Señor, que alza al pobre.

17/9/2022 – Sábado

Salmo: Sal 55, 10. 11-12. 13-14

R. Caminaré en presencia de Dios a la luz de la vida.

Que retrocedan mis enemigos
cuando te invoco,
y así sabré que eres mi Dios. R.

R. Caminaré en presencia de Dios a la luz de la vida.

En Dios, cuya promesa alabo,
en el Señor, cuya promesa alabo,
en Dios confío y no temo;
¿qué podrá hacerme un hombre? R.

R. Caminaré en presencia de Dios a la luz de la vida.

Te debo, Dios mío, los votos que hice,
los cumpliré con acción de gracias;
porque libraste mi alma de la muerte, mis pies de la caída;
para que camine en presencia de Dios a la luz de la vida. R.

R. Caminaré en presencia de Dios a la luz de la vida.

16/9/2022 – Viernes

Salmo: Sal 16, 1. 6-7. 8 y 15
R. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño. R.

R. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Yo te invoco porque tú me respondes,
Dios mío; inclina el oído y escucha mis palabras.
Muestra las maravillas de tu misericordia,
tú que salvas de los adversarios
a quien se refugia a tu derecha. R.

R. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Guárdame como a las niñas de tus ojos,
a la sombra de tus alas escóndeme.
Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante. R

R. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.