SALMO 2

ÍNDICE SALMO 2 1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 2 Los reyes de la tierra se sublevan, y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Ungido: 3 «Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo». 4 El que reina en el cielo se sonríe; el Señor se… Continue reading SALMO 2

SALMO 51 (50)

ÍNDICE SALMO 51 1 Del maestro de coro. Salmo de David. 2 Cuando el profeta Natán lo visitó, después que aquel se había unido a Betsabé. 3 ¡Ten piedad de mí, oh Dios, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! 4 ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! 5 Porque… Continue reading SALMO 51 (50)

SALMO 2

ÍNDICE SALMO 2 1 ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos? 2 Los reyes de la tierra se sublevan, y los príncipes conspiran contra el Señor y contra su Ungido: 3 «Rompamos sus ataduras, librémonos de su yugo». 4 El que reina en el cielo se sonríe; el Señor se… Continue reading SALMO 2

SALMO 97

ÍNDICE DE LOS SALMOS SALMO 97 1 ¡El Señor reina! Alégrese la tierra, regocíjense las islas incontables. 2 Nubes y Tinieblas lo rodean, la Justicia y el Derecho son la base de su trono. 3 Un fuego avanza ante él y abrasa a los enemigos a su paso; 4 sus relámpagos iluminan el mundo; al… Continue reading SALMO 97

Published
Categorised as SALMOS

SALMO 87

SALMO 87 1 De los hijos de Coré. Salmo. Canto. ¡Esta es la ciudad que fundó el Señor sobre las santas Montañas! 2 El ama las puertas de Sión más que a todas las moradas de Jacob. 3 Cosas admirables se dicen de ti, Ciudad de Dios: 4 «Contaré a Egipto y a Babilonia entre aquellos que… Continue reading SALMO 87

Published
Categorised as SALMOS

SALMOS

SALMO 102

Oración del afligido que, en su angustia, derrama su llanto ante el Señor.

2 Señor, escucha mi oración

y llegue a ti mi clamor;

3 no me ocultes tu rostro

en el momento del peligro;

inclina hacia mí tu oído,

respóndeme pronto, cuando te invoco.

4 Porque mis días se disipan como el humo,

y mis huesos arden como brasas;

5 mi corazón se seca, marchitado como la hierba,

¡y hasta me olvido de comer mi pan!

6 Los huesos se me pegan a la piel,

por la violencia de mis gemidos.

7 Me parezco a una lechuza del desierto,

soy como el búho entre las ruinas;

8 estoy desvelado, y me lamento

como un pájaro solitario en el tejado;

9 mis enemigos me insultan sin cesar,

y enfurecidos, me cubren de imprecaciones.

10 Yo como ceniza en vez de pan

y mezclo mi bebida con lágrimas,

11 a causa de tu indignación y tu furor,

porque me alzaste en alto y me arrojaste.

12 Mis días son como sombras que se agrandan,

y me voy secando como la hierba.

13 Pero tú, Señor, reinas para siempre,

y tu Nombre permanece eternamente.

14 Tú te levantarás, te compadecerás de Sión,

porque ya es hora de tenerle piedad,

ya ha llegado el momento señalado:

15 tus servidores sienten amor por esas piedras

y se compadecen de esas ruinas.

16 Las naciones temerán tu Nombre, Señor,

y los reyes de la tierra se rendirán ante tu gloria:

17 cuando el Señor reedifique a Sión

y aparezca glorioso en medio de ella;

18 cuando acepte la oración del desvalido

y no desprecie su plegaria.

19 Quede esto escrito para el tiempo futuro

y un pueblo renovado alabe al Señor:

20 porque él se inclinó desde su alto Santuario

y miró a la tierra desde el cielo,

21 para escuchar el lamento de los cautivos

y librar a los condenados a muerte.

29 Los hijos de tus servidores tendrán una morada

y su descendencia estará segura ante ti.

22 para proclamar en Sión el nombre del Señor

y su alabanza en Jerusalén,

23 cuando se reúnan los pueblos y los reinos,

y sirvan todos juntos al Señor.

24 Mis fuerzas se debilitaron por el camino

y se abreviaron mis días;

25 pero yo digo: «Dios mío,

no me lleves en la mitad de mi vida,

tú que permaneces para siempre».

26 En tiempos remotos, fundaste la tierra,

y el cielo es obra de tus manos;

27 ellos se acaban, y tú permaneces:

se desgastan lo mismo que la ropa,

los cambias como a un vestido, y ellos pasan.

28 Tú, en cambio, eres siempre el mismo,

y tus años no tienen fin.

SALMOS

ÍNDICE DE LOS SALMOS

SALMO 97

1 ¡El Señor reina! Alégrese la tierra,

regocíjense las islas incontables.

2 Nubes y Tinieblas lo rodean,

la Justicia y el Derecho son la base de su trono.

3 Un fuego avanza ante él

y abrasa a los enemigos a su paso;

4 sus relámpagos iluminan el mundo;

al verlo, la tierra se estremece.

5 Las montañas se derriten como cera

delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.

6 Los cielos proclaman su justicia

y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 Se avergüenzan los que sirven a los ídolos,

los que se glorían en dioses falsos;

todos los dioses se postran ante él.

8 Sión escucha y se llena de alegría,

se regocijan las ciudades de Judá,

a causa de tus juicios, Señor.

9 Porque tú, Señor, eres el Altísimo:

estás por encima de toda la tierra,

mucho más alto que todos los dioses.

10 Tú amas, Señor, a los que odian el mal,

proteges la vida de tus fieles

y los libras del poder de los malvados.

11 Nace la luz para el justo,

y la alegría para los rectos de corazón.

12 Alégrense, justos, en el Señor

y alaben su santo Nombre.

ÍNDICE DE LOS SALMOS

ÍNDICE DE LOS SALMOS

SALMO 97

1 ¡El Señor reina! Alégrese la tierra,

regocíjense las islas incontables.

2 Nubes y Tinieblas lo rodean,

la Justicia y el Derecho son la base de su trono.

3 Un fuego avanza ante él

y abrasa a los enemigos a su paso;

4 sus relámpagos iluminan el mundo;

al verlo, la tierra se estremece.

5 Las montañas se derriten como cera

delante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.

6 Los cielos proclaman su justicia

y todos los pueblos contemplan su gloria.

7 Se avergüenzan los que sirven a los ídolos,

los que se glorían en dioses falsos;

todos los dioses se postran ante él.

8 Sión escucha y se llena de alegría,

se regocijan las ciudades de Judá,

a causa de tus juicios, Señor.

9 Porque tú, Señor, eres el Altísimo:

estás por encima de toda la tierra,

mucho más alto que todos los dioses.

10 Tú amas, Señor, a los que odian el mal,

proteges la vida de tus fieles

y los libras del poder de los malvados.

11 Nace la luz para el justo,

y la alegría para los rectos de corazón.

12 Alégrense, justos, en el Señor

y alaben su santo Nombre.

ÍNDICE DE LOS SALMOS

SALMO 148

1 ¡Aleluya!

Alaben al Señor desde el cielo,

alábenlo en las alturas;

2 alábenlo, todos sus ángeles,

alábenlo, todos sus ejércitos.

3 Alábenlo, sol y luna,

alábenlo, astros luminosos;

4 alábenlo, espacios celestiales

y aguas que están sobre el cielo.

5 Alaben el nombre del Señor,

porque él lo ordenó, y fueron creados;

6 él los afianzó para siempre,

estableciendo una ley que no pasará.

7 Alaben al Señor desde la tierra,

los cetáceos y los abismos del mar;

8 el rayo, el granizo, la nieve, la bruma,

y el viento huracanado que obedece a sus órdenes.

9 Las montañas y todas las colinas,

los árboles frutales y todos los cedros;

10 las fieras y los animales domésticos,

los reptiles y los pájaros alados.

11 Los reyes de la tierra y todas las naciones,

los príncipes y los gobernantes de la tierra;

12 los ancianos, los jóvenes y los niños,

13 alaben el nombre del Señor.

Porque sólo su Nombre es sublime;

su majestad está sobre el cielo y la tierra,

14 y él exalta la fuerza de su pueblo.

¡A él, la alabanza de todos sus fieles,

y de Israel, el pueblo de sus amigos!

¡Aleluya!

ÍNDICE DE LOS SALMOS

ÍNDICE DE LOS SALMOS

SALMO 137

ÍNDICE DE LOS SALMOS SALMO 137 1 Junto a los ríos de Babilonia, nos sentábamos a llorar, acordándonos de Sión, 2 En los sauces de las orillas teníamos colgadas nuestras cítaras. 3 Allí nuestros carceleros nos pedían cantos,  y nuestros opresores, alegría: «¡Canten para nosotros un canto de Sión!». 4 ¿Cómo podíamos cantar un canto… Continue reading SALMO 137

Published
Categorised as SALMOS